Pyweek 8: Lawn Fairy

¡Ye terminó la última Pyweek! Este evento bianual, recordemos, es un concurso de programación de videojuegos en Python en una semana. Se decide un tema, se da el pistoletazo de salida y se pega uno una semana programando (y preguntándose qué necesidad hay de meterse en semejantes follones)

Esta vez me he presentado acompañado, ¡y menuda diferencia! Israel Castro se ha encargado de gráficos, animaciones, sonido y ¡hasta banda sonora! ¡Y MENUDO NIVEL!

El tema en esta ocasión fue “Get out of my lawn!”, “¡Fuera de mi césped!”. Tras descartar una idea que estoy seguro era más divertida como juego, nos decantamos por la que finalmente presentamos, mucho más atractiva visualmente. Que me he dejado convencer por gráficos bonitos, vaya, ¡pero no me arrepiento! ¡Ha quedado muy bien!

En Lawn Fairy controlamos a un hada que debe defender su porción de jardín de voraces insectos. Con los cursores la movemos de aquí para allá, y pulsando la barra espaciadora soplamos. Soplando se tira a los bichos de las briznas de hierba, evitando así que se las coman. ¿Cuánto tiempo podrá aguantar antes de que se merienden todo el césped? ¡Yo he llegado a 2895 puntos!

¡Sopla para evitar que los bichos se coman la hierba!
¡Sopla para evitar que los bichos se coman la hierba!

Haciendo click sobre la imagen podreis ir a la página de la Pyweek desde donde descargar el juego. Si teneis Windows, hay una versión ejecutable que debería funcionar bien.

Eso sí, hay bugs conocidos. Y no es un chiste (bug, bicho… pero aquí es un error de programación). Al terminar la partida, volver al menú y empezar de nuevo a jugar, por ejemplo, sale una única hormiga… y ni un bicho más, por mucho que la soplemos. Y así suma y sigue un par de tonterías más.

Las arreglaremos y distribuiremos el jueguillo decentemente, ¡que como mínimo nos ha quedado bonito bonito!

La noche de los cefalópodos

La noche de los cefalópodos es el título de un juego experimental de ambiente lovecraftiano que incorpora una característica tremendamente original: la voz en off del protagonista va narrando los hechos según ocurren.

Night of the Cephalopods
Night of the Cephalopods

“I had run from the cottage, in a blind fear, having time only to grab my shotgun and a handful of shells. Hours or minutes later,  when the madness finally fled from my hearth, I found myself lost but… blessedly alone.”

El resultado es magnífico: gracias al deliberado ritmo del juego, muy lento, y a la narración del protagonista,  la sensación que produce es la de estar jugando a una de las macabras historias de H.P. Lovecraft.

No hay muchos juegos que salgan con orgullo y la cabeza  bien alta del campo de la narrativa. Tal vez Max Payne sea el que mejor lo ha conseguido hasta el momento, gracias a su estética tomada del cine negro. En Night of the Cephalopods los comentarios están pregrabados, y es el tono del narrador el que consigue meternos en una mecánica simple de caminar-evitar-disparar y aguantar vivos hasta el amanecer.  Sin embargo, tal vez sea morir a manos de los cefalópodos lo que produce el final más adecuado…