Crisis felinas, paredes blancas

La obra en la casa ha estado ligada desde el principio a los tres gatitos que adoptamos a poco de empezar a vivir en Fasnia: Cleo, que desapareció a los pocos días; Simba, quien se fue a explorar mundo hace ya dos semanas y no ha vuelto (me apetece un montón escribir cuentos sobre lo que ha estado haciendo: conocer a otros gatos, ayudar a un élara a volver a su casa, aprender a hablar, enseñar sus habilidades felinas a una niña…); y Ratón. El que parecía el más tonto ha resultado bien el más listo… o efectivamente el menos espabilado de los tres, al quedarse en casa. Cada vez que pasamos por allí viene a vernos y a pedir mimos. Y comida, claro.

Pero ha sido Ico quien nos ha tenido preocupados. El día de Reyes tuvimos que llevarla al veterinario porque llevaba ya casi tres días sin comer, después de haber vomitado un montón el primero, recuperarse el segundo y volver a vomitar el tercero un poco más. Y sin embargo su comportamiento era muy normal. Jugaba, hacía monerías, dormía bien… pero hacía ascos a la comida.

Tres días sin comer en un gato pueden dejarle muy tocado el hígado, así que casi no lo cuenta. Como la veía bien, yo insistía en esperar un poco más. Al tercer día Jud decidió que la tenía que ver un especialista. Y menos mal: al parecer sufrió una pancreatitis – ya veremos si aguda o crónica – y tenía coprolitos en el intestino. Caca dura como una piedra, vaya, por falta de hidratación.

La hospitalizaron y la operaron para explorarle los interiores, porque las radiografías mostraban el píloro muy inflamado y algo que podía ser un cuerpo extraño o un crecimiento anormal de tejido. Afortunadamente no se le encontró nada, excepto un pequeño trauma en el páncreas. Dos días después nos la traíamos a casa, técnicamente hospitalizada. Aun enferma tiene suficiente carácter como para no dejarse tocar por desconocidos, así que lo mejor era traérnosla y hacerle las curas nosotros. Le insertaron un tubo en el esófago por el que hemos estado inyectando comida cada tres horas, antibióticos y vitaminas una vez al día, protector gástrico dos, y un antiemético cada tres horas. Además le curamos los cuatro centímetros de cicatriz que tiene en la tripa con Betadine y Blastoestimulina. El viernes pasado soportó doce radiografías (de lado y boca arriba) para comprobar cómo una papilla de bario atravesaba su tracto digestivo – creo que me gané créditos de libre configuración ayudando a la veterinaria a hacérselas, vistiendo por supuesto un delantal de plomo para protegerme las gónadas.

Todo eso sin que el gato se quejara poco más allá de un gruñido. Para que luego digan que es mal bicho.

Como es fácil imaginar, no ha sido barato. “Es un gato, no vale la pena gastarse el dinero”. Ya, pero es nuestro gato. En el tuyo igual no me lo gasto, pero llevamos ya seis años con Ico y si todo sale bien aún le quedan otros seis por lo menos. Juego con ella, duerme con nosotros, nos hace compañía. Punto.

Y por suerte parece que se recupera. Poco a poco se va espabilando, aunque todavía duerme muchísimo y anda cabizbaja. Empieza a interesarse por la comida sólida y hasta ha perseguido un rato el puntero láser – que ignoraba los primeros días, ¡ya tiene que estar fastidiado un gato para ignorar al Señor Punto Rojo! Este miércoles hará una semana de la operación y todo apunta a que saldrá de ésta.

Parece que se confirma el ‘todo va a peor antes de mejorar’. Hoy empezaron ya a pintar el segundo piso y mañana ponen la puerta y la ventana que faltan. Avisaremos al electricista para que termine su trabajo y con suerte hacia final de mes veremos la casa, si no terminada, sí casi habitable.

Qué Murakami me ha quedado el título.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s