Cómo construir un pozo negro.

Reg: Bueno, pero aparte del alcantarillado, la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y los baños públicos, ¿qué han hecho los romanos por nosotros?
Militante del Frente Popular de Judea: Nos han dado la paz.
Reg: ¿Qué? Oh, paz, sí… ¡cállate!

Como ya sabíamos por La Vida de Brian, una de las cosas que pusieron de moda los romanos además de las sandalias fresquitas para el verano (y la sanidad, la enseñanza el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras, los baños públicos y otras cosillas sin importancia), fueron las alcantarillas. Luego en la Edad Media parece que se dejaron de lado y vaciar el orinal por la ventana ganó adeptos. Afortunadamente para la salud general en algún momento se retomó la sana costumbre de canalizar de nuevo los deshechos y alejarlos de la ciudad, que viene a ser la versión colectiva de vaciar el orinal por la ventana.

Esta historia contiene caca, así que si eres un poquito remilgado mejor no sigas.

De siempre había pensado que eso de limpiarse con el papel higiénico tras evacuar y, atención, tirarlo a una papelera en el baño, era una guarrada (aunque es cierto que vaciada regularmente, ni huele ni molesta en forma alguna). Lo suyo para mí era tirar el papel al inodoro, que al fin y al cabo es algo orgánico. No han sido ni una ni dos las conversaciones  sobre este tema: en casa de mi mujer se hacía, en la mía no. Ellos argumentaban que no se podía tirar el papel al inodoro porque se tupía. Yo decía que en absoluto, que en casa siempre habíamos tirado cuatro personas el papel por el inodoro y jamás se había tupido nada.

¿Por qué esta práctica tan asquerosa y curiosamente extendida por las islas? Pues la respuesta es sencilla: el alcantarillado. O mejor dicho, la falta de alcantarillado. En multitud de pueblitos de costa y medianías no hay un sistema de alcantarillas funcional y en su lugar se abren pozos negros en cada casa. Y ahí está el asunto: la suficiente cantidad de papel en un pozo negro acaba por tupirlo. Y ese, señores y señoras, sí que es un problema ciertamente asqueroso. Ver rezumar mierda en tu jardín no es cosa agradable, así que el no tirar los papeles a la taza quedó grabado en la conciencia colectiva. Aunque luego se mudaran a la ciudad, donde sí hay alcantarillado.

Y ahora me encuentro que en Fasnia hay, pero no se usa. Al parecer no se terminó de instalar o no se puso en funcionamiento por alguna razón. Llegamos a levantar una de las tapas y comprobamos que las canalizaciones en nuestra calle están totalmente secas, por lo que no nos quedó otra que seguir usando el pozo negro. Aunque teníamos una idea de por dónde podía estar el actual, decidimos abrir uno nuevo y dejar las tuberías preparadas, conectadas al alcantarillado, por si en un futuro Fasnia alcanza al Imperio Romano en ese aspecto.

Desde luego, abrir un pozo no tiene mayor misterio. Yo me imaginaba una sima insondable de paredes cubiertas de mierda, pero nada más lejos de la realidad, claro. Al menos cuando se abre. Al cabo de los años no seré yo quien se asome.

Además, en un terreno tan poroso como el de esta zona no es necesario escarbar mucho. El proceso es relativamente sencillo con las herramientas adecuadas, lo que incluye un buen martillo neumático por si hay que atravesar capas de roca. Basta con abrir un agujero de un metro o metro y medio de diámetro y de unos dos metros de altura, o lo que sea necesario para dar con tierra porosa (no conviene que el pozo muera en piedra puesto que no drenaría correctamente). Luego se rellena con piedras grandes dejando huecos entre ellas, llevando hasta el borde superior la tubería de desagüe y cubriéndola también con piedras. Finalmente se tapa todo con un plástico a poco más de uno o dos palmos de la superficie para evitar que entre mucha tierra y se entierra todo. En día y medio estaba hecho.

No me va a quedar otra que dejar de tirar papeles al baño mientras el Ayuntamiento no inaugure el alcantarillado, pero ahora lo haré sabiendo exactamente a dónde va a parar todo lo que como. ¡Y eso no es algo que sepa mucha gente!

Pozo de Sarlacc
¡Tengo mi propio pozo de Sarlacc en el huerto!

En Flickr pueden ver paso a paso el proceso, incluyendo al tontaina que se dejó fotografiar dentro.

Anuncios

2 thoughts on “Cómo construir un pozo negro.

  1. Maribel 16 junio, 2013 / 7:34 pm

    Buen desarrollo de un tema asquerosete, pero necesario como la vida misma. Pues que suerte tiene tu huerto, porque estará siempre abonado y no tendrás que hacer como yó que me veo comprando abono ecológico (o sea de animalitos) para no picar del abono químimo :).

    • Luis Antón 16 junio, 2013 / 10:25 pm

      Jeje, sí, es bien útil. A ver si consigo controlar a las mosquitas de la fruta, que aparecen a puñados (también es verdad que estamos echando MUCHA fruta).

      De todas formas igual puedes prepararte un pequeño compostador de otra forma, incluso aunque sea para ponerlo en un balcón, ¿no?

      EDITO: Uy espera, creía que era un comentario en el post del COMPOST XDDD ¡El pozo negro no es para compostaje! Es, tal cual, un pozo para… pues eso, sustituir el alcantarillado. Pero de ahí no se saca abono ni ná (otra cosa es que se filtre y mantenga a la tierra cercana alimentada) : )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s