Solución natural

Este domingo nos invitaron a desayunar a Hans, Gaby y a mí a casa de un amigo de Hans, Christian. Tipo peculiar, mecánico de trenes, melómano terminal y aficionado a construir miniaturas de máquinas a vapor funcionales. Su colección de CDs, apilados en una pared del salón, impresionaba. Todo tipo de músicas de cualquier parte del mundo, desde los sesenta hasta ayer mismo. Tomé nota de algunos para ir escuchándolos por mi cuenta: Dee Dee Bridgewater, Ry Cooder, Gotan Project (nada que ver con Batman, cachis), Patti Smith (de quien recomiendo la versión de “Smell like teen spirit” que escuché hace poco por la radio), Edgar Broughton Band… y otros tantos que ya no recuerdo. Por suerte Hans tiene culturilla 5 en música y me está recomendado cosillas, que ya me hacía falta.

Por supuesto, también tenía su propia plantación de cannabis en la terraza. Y como buen suizo, también tenía su colección de (otras) plantas comestibles: romero, orégano, cebolleta… Resulta que una de estas plantas estaba infectada de un tipo de lo que en inglés es louse, en alemán Laus y en holandés, desgraciadamente, luis. Es decir: piojos, aunque creo que en castellano se les llama pulgones. Volviendo al caso. Estos piojos infectan muchos tipos de plantas y cultivos, arrasándolos. El paso que da mucha gente para solucionarlo es impregnar la planta con el producto X para matarlos… Pero si la planta es comestible no parece muy buena idea ¿verdad? ¿De qué demonios sirve cultivar tus hierbitas si le vas a echar la misma mierda que le echan quienes las producen masivamente? Además, los pulgones casi seguro pusieron huevos en la tierra y volverán a aparecer…

¿Saben por qué dicen que las mariquitas (o sarantontones) dan suerte? Cuando los sarantontones aparecían en un cultivo, por lo general, este crecía mejor y más fuerte. Lo que ocurre con estos bichitos es que sus larvas pueden comerse chorrocientos piojos al día, limpiando las plantas de esta plaga. Si no encuentran más piojos que comer, las larvas mueren, pero si tienen suficientes forman la crisálida y crean una nueva mariquita. Así pues las plantas se libran de las plagas de pulgones gracias a las larvas de los sarantontones, de ahí que se dijera que traen suerte.

Efectivamente, en la planta infectada de Christian había una crisálida de sarantontón y otro vivito y coleando poniendo huevos. En poco tiempo las larvas limpiarán la planta de piojos sin necesidad de productos químicos y será perfectamente aprovechable para su consumo. Qué linda lección ¿no? Y mientras tanto diversión asegurada observando el genocidio pulguil a manos de las despiadadas larvas de mariquitas. ¡Qué sabia es la naturaleza!

Anuncios

2 thoughts on “Solución natural

  1. Kitiara 22 mayo, 2007 / 10:38 pm

    Sarantontones? Pero qué palabro es ese? Lo de las mariquitas ya me parece castellano: supongo que ahora en estos tiempos del orgullo gay, los insectos perdieron su nombre y se le llama como tú dices para no confundirlo con los otros. Anyway, vivan los productos químicos, lo de las larvas no me hace mucha ilusión :S

    Gary Larson, maestro. Quiero ver el dibujo de los espartanos, no te olvides de dibujar el buen trasero de Leónidas.

  2. Luis Antón 23 mayo, 2007 / 7:45 am

    Pues sí, sarantontontes. En canarias se les llama así y si buscas en google verás que no es el único sitio 😉 Si no, pasa como en la Bichos de Pixar, que uno va con ideas preconcebidas que no son.

    Y me temo que Leónidas estará de frente, Y CON TAPARRABOS, no como en el comic original 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s