Semanita

Estas vacaciones han sido muy completas. Jud vino a Suiza y pasamos la semana juntos en el apartamento de Hans. Como él vive con Gaby y es así de hippie, no tuvo problemas en prestárnoslo todos estos días, lo cual nos vino de perlas. Entre el apartamento de Hans y el wonderfuloso sistema de transporte público suizo pudimos aprovechar el tiempo muy bien.

Visitamos Zurich (incluso zonas que yo aún no había recorrido por mi cuenta) y Lucerna (muy bonito, pero hizo un frio de mil demonios aquel día). Vimos jabalíes, ciervos, un oso y un lobo en un parque-zoo cercano donde los animales campan a sus anchas en recintos cerrados a lo Parque Jurásico, pero con las vallas en su sitio y sin velocirraptores (muy soso en ese aspecto, nada de correr por tu vida. Lo más peligroso que encontramos allí fue un canarión que lleva ocho años ya fuera de su isla). Comimos un montón de Dönner Kebab (que no es que sea típico suizo, pero es que en el local frente a la estación de trenes de Adliswil los hacen de chuparse los dedos) y degusté, redoble de tambores, ¡la mejor fondue de queso que he probado y seguramente probaré en mi vida! Hans nos llevó a un antro que solía ser punto de reunión de moteros, en mitad del monte, ahora reconvertido a restaurante retrodecadente (con una jukebox de los 60 que hace aguas). Con esto de la fondue puedo tachar ya de la lista el imitar la bacanal de los romanos en Astérix en Helvecia, algo que llevo queriendo hacer desde que leí el comic con ocho años. A ninguno se nos quedó un trozo de pan en la marmita, así que nos ahorramos los golpes, latigazos y el baño en el lago con un peso atado a los pies (a mí se me partió un cacho de pan, pero es que estaba mal cortado y me lo perdonaron). También tuvimos días de no movernos de casa, terminamos la segunda temporada de Lost y disfrutamos sin más de la compañía, que realmente era lo interesante del caso.

Y ahora vuelta a la realidad. Otra vez solano en este país tan raro que me ha tocado visitar, aunque ya queda menos. Dos meses y medio y una semana, concretamente… Y no es que lo cuente o algo. Estoy muy bien aquí y todo eso… el trabajo es interesantísimo, estoy aprendiendo (que a eso vine)… pero está claro que a veces es bastante difícil de llevar el no tener a quien quieres tener al lado.

Y encima me parece que he perdido el curro que he hecho en 15 días al borrar un fichero que no debía. ¡AGH! Asco todo…

Anuncios

2 thoughts on “Semanita

  1. pandora 10 abril, 2007 / 6:05 pm

    puedo oler esa Fondue, incluso puedo sentir mi espada sumergirse con mi trocito de pan en la punta……..ay ayay que me animo.

    Que suerte que tienen algunos hombre!!!!

    saludos!!!

  2. Óscar 11 abril, 2007 / 9:38 am

    ¡Por tutatis!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s