Varietés

El jueves pasado dí mi charlilla a la gente de la ETH contándoles qué he estado haciendo en estos años de doctorado. Lo que más les interesó fue el trabajo sobre estabilidad de bordes y, oh sorpresa, el enjambre. Es curioso que guste tanto pareciéndome tan sólo un jueguito o una curiosidad… Lo gracioso es que Bastian me propuso como proyecto para esta estancia una idea que ya tuve hace unos meses para mejorarlo: crear un enjambre de miniseguidores de patrones. I’m the Swarmman! A por ello.

Anterior a mi charla hubo otra de un post-doc. Muy interesante, conceptos muy avanzados y todo eso… Al terminar empiezo yo alegremente a aplaudir, o sea, plas-plas, y paro al darme cuenta de que el resto de la habitación hacía toc-toc. Al parecer, en ciertos círculos, en lugar de aplaudir se golpea la mesa con los nudillos. Qué ignorante yo… Se consigue así dos cosas: poder seguir escribiendo con la otra mano (o sacarse bolillas de la nariz), en caso de estar haciéndolo y que por el ruido parezca que haya el doble de personas en la sala. Y en ese punto no está mal, debe ser muy desmoralizante el esperar un aplauso y escuchar sólo a cuatro plasplases

Y he aquí la ristra de transportes que uso a diario, en fuotografías:

L�nea 251 Linea S4, estación de Adliswil Linea 10 de tranv�a

Funicular

Este último es optativo. Al bajar de la facultad puedo hacerlo a patita, lo cual es agradable en días buenos. Este funicular salva una altura considerable ¡y es gratis! Creo que ya lo dije hace unos días, pero… ¡es gratis! Alucinante. Realmente no va tan rápido, es que tomé la foto a baja velocidad para evitar el flash y quedó así. Si no, no se llamaría funicular sino montaña rusa.

Este segundo fin de semana ha sido muy tranquilito. El sábado no queda otra que dedicarlo al lavado de ropa, así que es difícil hacer cosas por no tener mucho tiempo seguido libre entre lavadoras y tendidos. Conseguí acercarme a una piscina que hay cerca de mi casa y sacarme un bono de 12 usos (¡60 francos!), a ver si hago ejercicio. Me compré también unas gafas de nadar. El domingo estrené el bono, fui a la piscina y descubrí que me había comprado unas gafas ¡con graduación! Otia, me las pongo y lo veo todo borroso. Me las quito y genial. Me sentía spiderman en bañador (chiste friki). Afortunadamente la chica que me las vendió se apiadó de mí y me las cambió por unas normales, más baratas y hasta me devolvió la diferencia. ¡Me devolvió la diferencia! ¡En Suiza! ¡Increible! Bueno, increible no. Las cosas son caras pero la gente en general parece bastante maja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s