A un tiro de catapulta

El viaje a Zurich fue bastante bien, con el único percance que supone llevar sobrepeso en el equipaje, a saber, pagar un pastón por kilo. Por suerte me vieron cara de panoli y me redujeron el peso a sólo tres, por los que pagué 57€ extra. A 19€ el kilo, señora, una ganga. Qué forma tan tonta de empezar un viaje.

Al llegar, Gaby y Hans me estaban esperando en el aeropuerto. Y menos mal, porque si no no hubiera conseguido llegar a Adliswil a oscuras ni con GPS. Me llevaron a casa, me enseñaron mi habitación, cenamos, porrito al que fui invitado y a la cama.

¡Qué forma tan tonta de empezar un viaje !

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s